Una obra de gigantes

Publicado el martes, 30 agosto de 2016

Mesemar siempre está en constante búsqueda de información con respecto a todo lo que concierne al mundo marítimo y desde hace tiempo se hizo eco de una de las mayores infraestructuras construidas en los últimos años que afectara tanto al nivel marítimo como al nivel terrestre como ha sido el Canal de Panamá.

Una obra que ha conllevado mucha controversia pero que una vez finalizada en Mediterráneo Señales Marítimas queremos acercarte alguna información muy interesante.

La gran magnitud del Canal de Panamá lo ha convertido en una gran infraestructura que ha supuesto un gran reto a nivel de ingeniería y un gran paso para la financia panameña debido a la tormenta financiera que ha supuesto a muchos niveles.

Según declaraciones del jefe de la obra de la ampliación del canal (José Peláez) “Panamá existe porque existe el canal”. Es un país el cual focaliza un gran interés en torno a esa gran infraestructura la cual es un eje básico para el comercio mundial debido a su clara conexión entre el océano Atlántico y Pacífico.

Hace poco la instalación cumplió su primer centenario, una construcción realizada por ingenieros norteamericanos. Tras todo ese tiempo el canal había cumplido su función llegando cada vez más a sus extremos de capacidad. La ampliación era muy necesaria para no perder su trascendencia internacional. Su ampliación debía traducirse en aumentar su capacidad al doble, de 330 millones de toneladas al año a 600 millones. Una barbaridad, pero necesaria.

Debemos tener en cuenta que el canal es la actividad económica principal de Panamá ya que aporta un 6% del producto interior bruto (PIB) directamente. Genera más de 13000 trabajos directos y tiene una facturación media anual de 2372 millones de euros aproximadamente.

La ampliación fue inaugurada el pasado 26 de junio y fue realizada por GUPC (Grupo Unido por el Canal), un consorcio liderado por la empresa española Sacyr.

A lo tocante a niveles económicos la ampliación haría que Panamá pudiera ampliar sus ingresos al triple, llegando a facturar aproximadamente 6250 millones de euros.

La infraestructura cuenta con dos exclusas que son capaces de permitir el tráfico de 39 barcos al día en un proceso que dura de 8 a 13 horas ya que se necesitan 3 horas para superar las esclusas de los dos océanos y de 5 a 10 horas para atravesar el lago (el tiempo varía según la potencia de la embarcación). La nueva infraestructura aumenta la capacidad en 19 barcos diarios. Además, la nueva infraestructura permite el paso de barcos de mayor envergadura.

La ampliación realizada por GUPC implica a tres compañías estadounidenses, una española, una holandesa y una italiana para el diseño. Aunque obviamente el proceso total de la ampliación a implicado a muchas más empresas y a diferentes niveles.

Las obras comenzaron el 25 de agosto del 2009 y se han necesitado casi siete años para finalizarlas, incluido en parón realizado a finales del 2012 debido a las reclamaciones por los sobrecostes que han ido apareciendo a lo largo de la construcción.

Las obran han necesitado a más de 11000 trabajadores los cuales fueron elegidos de más de 50000 candidatos los cuales fueron formados para realizar los trabajos.

La ampliación de la infraestructura generará una gran riqueza para Panamá quien cobrará un peaje de cerca de medio millón de euros a cada uno de los 38 buques. También es una ventaja para los barcos quienes ahorran tiempo y combustible en sus rutas marítimas y prefieren pagar el peaje.

Desde MSM queríamos acercaros la información general sobre este mega proyecto que ha tenido en el candelero a los noticiarios mundiales por su envergadura, sobrecostes y problemas de ejecución. Una vez ya realizado las aguas parecen calmarse, pero aún queda mucho para que todo quede en completa tranquilidad.

¿Qué os parece este súper proyecto?

Comparte ¡Compartir publicación!