Están presentes en numerosas culturas, sobre todo en las antiguas y en las zonas donde predomina el mar. En la mayoría de las mitologías con una combinación de bella mujer joven (torso) de larga cabellera con cola de pez. Algunos mitos dicen que se encuentran desnudas, otros que adornan su cabellera con conchas y perlas, igualmente, sus joyas estaban compuestas por conchas y perlas.

Famosas por su llamativa belleza, su vestimenta está formada por su largo y hermoso cabello para tapar sus senos, otra sirenas simplemente andan desnudas para lucir su belleza.

La voz de las sirenas es una de las características más elogiada, es muy dulce, angelical y aguda, y sobre todo musical. Su canto lo acompañaban con instrumentos musicales como las liras y las flautas.

Muchas son las historias de sirenas en diversos tiempos, una de las más conocidas es de la mitología griega, relata uno de los tantos viajes que realizó Odiseo para regresar a casa. Según la historia un grupo de sirenas habitaban en la isla de Artemisa y a través de su canto eran capaces de atraer a los más rudos marineros seduciendolos con su melodiosa y angelical voz y su exhuberante belleza.

Encontramos sirenas en la mitología romana y también en las leyendas japonesas, en las cuales, son mujeres que muy bellas vestidas con kimono, que seducían a los hombre en la costa; luego de tenerlos embelesados se transformaban en un gran pez y los mataban. Las lágrimas de las sirenas se transformaban en perlas; y el consumo de su carne proporcionaba juventud, su carne era muy codiciada en la realeza nipona.

Para los egipcios también existían las sirenas, estas eran aves representadas como Ba, era un ave con cabeza humana que se dirigía con su vuelo desde su tumba para reencontrarse con Ba.