¿Imaginas que estas paseando por la costa marina y contemplas que las olas llevan a la orilla una botella antigua con una nota en el interior? Las posibilidades de que esos mensajes cruzaran miles de kilómetros en el mar llegando a otras costas y que además pudieran ser leídos son bastante escasas. ¿No crees?

Como es normal, la mayoría terminarían dando vueltas por el océano sin llegar a tocar tierra, pero existen documentados algunos casos sorprendes. Sin duda, una botella es uno de los objetos más marineros del planeta, el vídrio no hay quien lo hunda. Se han utilizado para enviar mensajes de socorro, para estudiar las corrientes oceánicas, para llevar cartas a quellos que se creen perdidos o incluso para declarar el amor por alguien. Algunas botellas con mensajes se han encontrado después de un siglo de su lanzamiento.

El mensaje más antiguo encontrado en una botella fue lanzado en 1886 al Océano Índico, se recuperó en en Enero de 2018 en una isla al oeste de Australia. En el mensaje encontraron un formulario en el que se pedía que se ecribiese el lugar y la fecha donde había sido encontrado y se enviase al Observatorio Naval en Hamburgo o a la embajada alemana más cercana. Se descubrió que la botella había sido lanzada desde un barco mercante, el Paula, el 12 de Junio de 1886