Río de Janeiro se ha caracterizado siempre por sus playas, sus gentes y su carnaval. Quienes han tenido el privilegio de poder visitarlo, han quedado prendados de todo ello y de sus maravillosas puestas de sol. El turismo en Brasil es una de las grandes bases de su economía y por ello, muchas de las acciones están destinadas a fomentar el sector terciario del país.

Seguro que si viajas a este paradisíaco lugar, conocerás qué debes visitar, pero hoy queremos hablar sobre una curiosidad que poder visitar. Se trata de una construcción de arena verdaderamente impresionante. Su autor es Márcio Mizael Martolas, nació en un barrio humilde de Río de Janeiro y vive en un castillo. Se encuentra en una de las calles con el metro cuadrado más costoso de la ciudad, tiene unas vistas privilegiadas y unos vecinos con alto poder adquisitivo. Márcio ha declarado que a la gente le apasiona poseer, pero que él no intenta no apegarse a nada.

No tuvo una vida sencilla. Cuando era pequeño falleció su padre y comenzó su vida en las calles. Se dedicó a vender tebeos, revistas y diversos libros de segunda mano en el barrio de Flamengo, situado al sur de la ciudad. No sabía leer, pero sus vecinos le ayudaron a hacerlo y hoy, ha leído gran cantidad de obras. A los diez años ayudaba a su madre económicamente de esta forma. Con 14 años poseía más de 15.000 libros y en su tiempo libro construía animales de arena y hacía papiroflexia.

Precisamente en una de las playas de su barrio construyó una pirámide, su primer castillo. Las hizo de todo tipo: incas, mayas, aztecas… Simplemente se servía de un dibujo que observaba en las revistas. Hace escasas semanas apareció en una entrevista en un importante diario brasileño y su nombre se hizo conocido. Posteriormente, ha aparecido en portadas locales e internacionales con su historia bajo el nombre de Castillito, como le conocen en el barrio.

Hoy en día, vive en el fondo del palacio que ha construido. En el suelo se pueden encontrar sacos de dormir y hamacas de tela. En las paredes no faltan los libros. Los turistas no dejan de visitarlo fascinados para sacar instantáneas de es ta obra de arte. A veces el arte está en las calles, basta con mirar más allá para encontrar verdaderos talentos como es el caso de Márcio, un verdadero ejemplo de coraje y superación.