Las terrazas se han llenado de gente, la ropa de verano empieza a asomar por las calles y el calor aprieta seguía qué días. Se acerca el buen tiempo y eso quiere decir que toca pensar en las ansiadas vacaciones. Para muchos, acudir a las playas es uno de los destinos ideales para así relajarse. Además, se tiene la consideración de que las mejores playas están en el continente americano, pero no tiene por qué ser así. ¿Sabías que Formentera posee unas aguas que no tienen nada que envidiarle a El Caribe?

Aguas turquesas y cristalinas

En primer lugar, encontramos la Cala Saona, una pequeña cala de 140 metros de longitud que la convierte en la más pequeña de la isla. Contiene aguas transparentes y hacen que el disfrute esté asegurado. Asimismo, podrás disfrutar de las vistas a Ibiza y a los acantilados de Punta Rasa. Si deseas tomarte algo, podrás acercarte a los chiringuitos cercanos para terminar de pasar unos días increíbles en la isla.

Ses Illetes no necesita prácticamente presentación. Sus 500 metros de extensión son impresionantes y en ellos se pueden practica distintos deportes acuáticos. En ella, se encuentra un paraje natural integrado en un ecosistema de dunas y vegetación insular. Podría decirse que es una zona de contrastes maravillosos.

Caló des Mort es otro de los placeres que pueden disfrutarse allí. Se encuentra cerca de Sant Francesc Xavier y tiene los mejores atardeceres de la isla. Como dato a tener en cuenta: suele llenarse de gente rápidamente, por lo que acude bastante temprano a la playa. Sin duda, merecerá la pena.

Es caló es una zona de pequeñas calas unidas entre sí. Contiene aguas cristalinas y arena blanca fina que harán que los visitantes disfruten al máximo. Además, tiene chiringuitos y restaurantes muy recomendables donde degustar distintos platos. Es una zona ideal para practicar snorkel y disfrutar de la belleza del fondo marino.

La siguiente es Es Racó de S’Alga. en esta playa no hay edificios, puesto que está protegida al formar parte del Parque Natural de Ses Salines. Se encuentra en la isla de Espalmador y para acceder a ella podrás hacerlo caminando cuando baje la marea, nadando o a través de un catamarán.

Cala Es Ram es sin duda, una de las maravillas más destacadas de la isla. Es una zona de rocas donde podrás extender tu toalla en ella y disfrutar de la tranquilidad que ofrece en su pequeña palpita de arena fina.

Es Pujols es una de las más famosas de Formentera. Cuenta con 1 kilómetro de extensión donde poder disfrutar de sus aguas. Algunas zonas, son más solitarias que otras así que es cuestión de descubrir cuál es el mejor rincón. Asimismo, podrás disfrutar de los chiringuitos y demás actividades acuáticas. Todo un lujo para los asistentes.

La playa Llevant es la más idónea para la gente que desee practicar deportes acuáticos como el surf, puesto que el oleaje es perfecto debido a los vientos. Aguas cristalinas y arena blanca son los ingredientes más destacados para hacer disfrutar de ella.

¿Quieres una zona donde disfrutar de la tranquilidad del sol y el mar? Acude a Es Mitjorn. Es una de las favoritas para los turistas por ello y por su paisaje. Cuenta con dunas y pinares que convierten la zona en algo único.

La última de todas es Es Molí Marroig. Se trata de una pequeña cala que se halla junto a Sus Illetes. Se trata de una zona rocosa que merece la pena conocer por sus aguas transparentes y la tranquilidad que ofrecen.

Con todos estos planes, estamos seguros de que estás planificando el viaje y mirando artículos de ropa para poder lucirlos en estas playas. Acude a El Caribe español y siente cómo sus aguas y su arena fina te permiten relajarte.