La Feria de Abril de Sevilla está siendo todo un éxito. Una gran cantidad de personas han acudido este año a esta cita para disfrutar de esta tradición y del arte que hay en ella. Música, color y fiesta son los ingredientes más destacados para hacer de la Feria de Abril, una fiesta inigualable. Sin embargo, existe una cantidad de la población que desea huir del bullicio y del jaleo que supone esta festividad. Por ello, traemos a continuación una alternativa para que puedan disfrutar de diversos momentos de desconexión.

Las playas gaditanas son unas de las más destacadas de España

En primer lugar, encontramos la playa de la Barrosa, en Chiclana. Se ha convertido en una de las favoritas por diversas razones. Se trata de una playa grande de arena fina dorada con un mar cristalino que la convierte en un destino único. La longitud de la costa alcanza los ocho kilómetros y cuenta con un extenso paseo marítimo con una amplia oferta hotelera.

Otra de las bonitas playas de Cádiz es La Victoria, considerada como una de las mejores playas urbanas de Europa. La playa está integrada por completo en la ciudad, con el paseo marítimo y una variedad gastronómica y hotelera. Cuenta con tres kilómetros entre Cortadura y Santa María del Mar y una anchura de 185 metros. Se ha convertido en la playa más transitada de la ciudad, precisamente por dichas características.

Hablar de Tarifa es sinónimo de paraíso. Aquí, podemos encontrar Bolonia, una de las últimas playas vírgenes el sur español. Se halla en un paraje de enorme belleza natural e interés histórico. Otra playa característica es El Palmar, en Vejer, un pueblo divino que cuenta con una estupenda riqueza patrimonial. El Palmar es un destino muy demandado por multitud de famosos y cuenta con una extensión de 4,2 kilómetros y una anchura media de 80 metros.

Continuamos con otra playa característica de Chipiona, la playa de la Regla. Atrae a multitud d visitantes durante los meses estivales, en especial los sevillanos, que han descubierto este pueblo como un lugar perfecto en el que pasar sus vacaciones. Con más de un kilómetro, es una de las playas más concurridas y familiares de Chipiona.

En Caños de Meca, en Barbate, podemos disfrutar del espíritu libre que ofrece. Aquí, existen tramos donde se practica el nudismo y se ha postulado como uno de los destinos más destacados para los foráneos que visitan las playas gaditanas. Se encuentra en el parque natural de la Breña, cerca del cabo Trafalgar.

Por otro lado, encontramos la playa de Valdelagrana, en el Puerto de Santa María. Es la playa que más renombre ha tomado de este lugar por la oferta gastronómica y servicios que ofrece. Posee una arena dorada y vistas a la bahía de Cádiz.

Por otro lado, encontramos la playa de Roche, en Conil, que cuenta con sus propias playas. Se trata de pequeñas calas que son una verdadera joya para los visitantes a la hora de desconectar y disfrutar del sol y del mar.

En la bahía de Cádiz, una de las playas de referencia es la de Camposoto en San Fernando. Se encuentra en el Parque Natural y es recomendable pasear hasta la Punta del Boquerón, junto al Castillo de Sancti Petri. En este lugar, la sensación de estar en una isla es un hecho y por ello, es realmente especial. Por último, la Playa de los Alemanes en Zahara de los Atunes, es una de las más bonitas de la costa. Es una playa virgen e ideal para practicar submarinismo en la claridad de sus aguas cristalinas.

Cultura, descanso y diversión en las playas gaditanas

Como puede observarse, existe una amplia oferta para poder disfrutar de estas playas y huir de la fiesta y las aglomeraciones. Si algo está claro es que no solamente Sevilla tiene un color especial, sino que las playas gaditanas también lo tienen.